Souvenir del Playón de Bayas

Desde una altura vertiginosa, en la cual se contempla el fino horizonte, los generales en forma de myrtaceas dan las últimas órdenes a unos brotes de hierba rasos, expectantes ante el violento desembarco de las olas.

Los remolinos blancos intentan cavar profundas trincheras y aunque poco a poco van ganando terreno, nunca logran batir a un indefenso frente verde, cuyos temblorosos cuerpos suspiran con alivio.

Un sol de otro tiempo suaviza las primeras brisas otoñales que mezclan aromas bélicos de eucalipto con el salitre norteño cargado de yodo.

Mientras, en tierra de nadie, la arena negra baña unos pies ajenos a la tensión banal entre la tierra y el mar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s