Yangón, leds y pecios inmuebles

Algunas ciudades, a pesar de presentarse bellas y luminosas, resultan poco atractivas, como las personas que lucen un gran físico pero cualquier mirada las atraviesa sin mayor esfuerzo porque parece imposible ignorar una sensación de oquedad que desprende su interior. Sin embargo, otras localidades, bajo una apariencia zafia, sucia, poco ordenada y sin encantos aparentes, […]

Leer más Yangón, leds y pecios inmuebles

Tufillo a Iribarren

Leer un libro de poesía es como atragantarse con una serie de golpe, como beber compulsivamente o fumar sin tregua. Cuando el final del anterior sucede después del comienzo del posterior, y todo termina por fracturarse por fatiga, tal y como nos enseñaron. Porque para que la cordura perdure, cada día debe empezar y terminar […]

Leer más Tufillo a Iribarren

El caballero de amarronado gabán

Un colaborador de una revista que me gusta leer me comentó que para él, publicar su obra suponía un ejercicio que se podría ubicar entre la vanidad y la inseguridad. Creo estar de acuerdo, ya que por muy humildes que nos creamos, pretender que otra persona le lea a uno supone una cierta necesidad de […]

Leer más El caballero de amarronado gabán

El Ugarte ese

Hace casi diez años que murió Jose Luis Ugarte y aproximadamente treinta que lo conocí. Yo cursaba sexto grado y al concluir el año escolar, una ceremonia algo artificiosa ponía colofón a la educación primaria estadounidense. Los niños pedían prestadas a sus padres unas corbatas demasiado grandes y las niñas se tambaleaban encima de unos […]

Leer más El Ugarte ese