18 de Mayo de 1980

No sé si os pasa, pero nunca logro evitar que los restos de ceniza manchen la madera del comedor. Se va amontonando junto con el polvo decantado de los últimos meses. Demasiados cigarrillos, demasiada pereza que empapa demasiado hondo. Mientras que a través del humo intuyo una cuerda colgada del techo, entre el retorcido laberinto de mi cabeza atisbo las palabras que debí decir. Quizá el pasado se lo podría llevar el viento, y mi futuro quien tanto dañé. Excesivas plegarias con tan poco margen. Solo pido que me quiten el polvo cuando me encuentren, pero que no se mezcle con la ceniza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s